miércoles, 23 de junio de 2010

La felicidad nunca es un regalo....


Hace un tiempo atrás, tal vez el año pasado, declaré que mi alma era el vaso de madera, de aquellos vasos que Dios dispuso en el universo; barro, madera, plata y finalmente oro, en ese mismo orden ascendente, y de ascendente/trascendente, es el proceso interno, que he querido vivir...¡pero pucha que ha costado! Cultivar en mi interior, no sólo la sabiduría clásica, sin perder el apego por las tradiciones y la vuelta al pensamiento cristiano...recuerdo haberme rebelado, contra éste, sin embargo, que débil mi rebelión, y que fuerte mi capacidad espiritual, para lograr el entendimiento en esos precisos instantes de desilución,violencia, y casi nada de amor propio.
Bueno hoy siento que he trascendido, obviamente, ha pasado más de un año, no lo sé exactamente, lo cronólogico no tiene que ver en un proceso interno, mi alma es muy joven, me queda para rato, y será en otra vida, en la que ya seré un hermoso vaso de plata....me lo imagino...más avanzada jajaja
Es por eso que hoy....aquí y ahora,mi felicidad depende enteramente de mí, y hay que conquistarla y trabajarla con ilusión.

No hay comentarios: