sábado, 5 de febrero de 2011

Un receso, una excusa para un cafe

Has leído en mi corazón desde que inicié mi viaje hacia tí, dejándome llevar por alas libres de mi pasión...y alado mi corazón presuroso, pero con elegante calma vuela a tu encuentro.Y me he despojado del velo de los  prejuicios, y sin temor a caer, nada ni nadie me detiene ya, voy plena de alegrías, de esperanzas y sueños en mis manos abiertas llevo los sueños que hemos forjado tu y yo...
No hay nada que pensar, sólo regalar,dar, ofrendar mis sutiles y dulces caricias, las que estaban atesoradas para quien llegase a redescubrirlas, a reconquistarlas sin la proximidad de la intimidad...así ha sido, así es desde que nos conocimos y descubrimos la necesidad de amarnos con deleite, sin siquiera "tocarnos". Nuestros intimos paisajes con nuestros sabores, aromas, nuestra humedad y cándida tibieza, y no olvidemos el canto de nuestros gemidos, es lo que hemos vivido desde que ansiamos la llegada de la hora mágica, en que nuestras almas se han de reencontrar en una danza libre, plena de gozo, sabiduría y gratitud por hallarnos donde debemos estar, respirando el aire de los eternos amantes. 

2 comentarios:

humberto pablo dijo...

¿receso? no AMOR...lejos de todo, lejos de la actualidad, solo un fuerte sismo, que se movio casi en mis pies, logro hacerme volver...TE AMO...POR TODO EL CAMINO.-

humberto pablo dijo...

SIEMPRE A TU LADO,...¿NO ME SENTIAS CERCA?