domingo, 6 de abril de 2014

Parte II Como el Amor de su Vida


Corrían los primeros días del milenio, con un esperado "invierno de verano", lo que son las lluvias torrenciales del altiplano, en la precordillera de la zona norte; aguas benditas que humedecen el desierto a lo menos una vez en el año, para despertar así a las más hermosas y extrañas flores del desierto, estas no se dejan acariciar, por nada! Y si logras arrancar de su habitat mueren inmediatamente, no hay caso, aunque los trasplantes pareciesen fructiferos no es así, la flor está seca por dentro. Extraña flor del desierto, sólo puedes apreciar su verdadera belleza de lejos.
Una de aquellas tardes de cielo nublado y fresco viento precordillerano, Mariadna disfruta a la orilla del río una pausa de aquel paseo romántico, romántico porque iba al lado de su amor, aquel hombre de estatura y corpulencia noble, algo que lo convertía en un ser sumamente atractivo, su calvicie a tan temprana edad, y su voz ronca, profunda e inteligente, una voz inteligente es la que sabe decirte las palabras precisas y en el tono soñado...cuando son palabras tiernas parecen del alma enamorada, cuando fueron palabras duras, parecían del alma quebrantada....Aquel hombre que vino a ocupar el puesto de su ausente padre, aunque ausente dejó la huella entonces de su protección vestida de egoísmo, celos y algo más. Era entonces el lugar adecuado, para aquel ser que venía de otras tierra, con otra crianza,con muchas ganas de cuidar, de proteger, de amar,....a su manera.
Ella buscaba protección, sin buscarla, como siempre siempre se lo ha autoreafirmado, y encontró al ser indicado, aquella noche en que sus ojos alucinaron al verlo entrar con una lata de bebida en la mano, eso ya era excelente señal, él no bebía alcohol, ideal entonces....y luego al verlo socializar con una de sus amigas en aquel lugar de música estruendosa, Mariadna sólo lo observaba mientras él se dejaba observar, cada gesto, cada  movimiento a ella le parecían atractivos, creo que se enamoró inmediatamente. En tanto él, como cualquier hombre esperó un poco a mirar más allá de su vestido, el que dejaba ver un par de piernas desde la rodilla hacia abajo, lo que posteriormente el confesó le había gustado en demasia, las piernas de Mariadna.
Fueron 2 meses de intensa relación, una relación llamada "pololeo" de tarde en un café conversando, mirándose a los ojos, coqueteándose mutuamente, tardes caminando por el parque, estrechando sus manos y cuerpos, casi frotándolos al desperdirse....era tan bonito y tan real.Siendo inmensa la atracción, que solo anhelaban vivir juntos, por sobre cualquier impedimento, formar una familia.... y hacer el amor por siempre.

No hay comentarios: