domingo, 29 de marzo de 2009

"La Misión"


...Fue acaso su misión?
Buscarme entre los tiempos de un ciberespacio, seguro de encontrarme, virtualmente para entregarse, sin tapujos, con las ansias de un reconocido pasado, cuando ambos jóvenes llenos de vida y esperanzas, dejábamos a nuestras almas "ser", libres, buscadoras de peligro, antojadizas, vestidas de emoción.
Cada emoción despertando la pasión, escondidas o refugiadas por tiempo en las pieles con grietas de llantos, sufrimientos, gozos, sueños y esperanzas.

Llegaba el tiempo de los dos,para redescubrir en aquellos ojos la misma mirada, profunda, apasionada, por mi parte ilusionada de hallarme preparada una vez más para el amor.

Su misión...
La mía entregarme como si fuese el último día, para reir, para jugar, para vivir sin límites, con la valentía que acunaba mis más puros sentimientos, de fémina enamorada del encanto, del amor, qué otra cosa puede ser, a mis cuarenta y tantos. Vivir nada más, sentir la calidez de sus labios en la redondez de mi ser. Cada caricia despertaba a la mujer, y en lo más profundo me volvía esclava.

Hoy día no entiendo nada, o quizás sí, pero me cuesta aceptar. Que su misión la dió por terminada.
Y la mía...atesorar hoy día cada recuerdo suyo, reir todavía de sus dichos y palabras, no estar enojada al contrario, algo me dice que su misión como en el pasado no tiene final. Es un ser para amar, para dejarse amar.
Y tal vez sea otra que disfrute de sus manos suaves y delicadas, como las de un hombre que sabe de buscar y encontrar, y sutilmente tomar.

No hay comentarios: