miércoles, 28 de julio de 2010

...mimentedivina,divinamimente,divinamente


Los grandes maestros de todos los tiempos nos han enseñado que la
ley de la atracción es la ley más poderosa del Universo.
Poetas como William Shakespeare, Robert Browning y William
Blake lo expresaron en su poesía. Músicos como Ludwig van
Beethoven lo expresaron con su música. Artistas como Leonardo da
Vinci lo representaron en sus cuadros. Grandes pensadores como
Sócrates, Platón, Ralph Waldo Emerson, Pitágoras, sir Francis
Bacon, sir Isaac Newton, Johann Wolfgang von Goethe y Victor
Hugo, lo compartieron en sus escritos y enseñanzas. Sus nombres
han sido inmortalizados y su legendaria existencia ha sobrevivido el
paso de los siglos.



Religiones como el hinduísmo, las tradiciones herméticas, el
budismo, el judaísmo, el cristianismo y el islam, y civilizaciones
como la babilónica y la egipcia, lo han transmitido en sus relatos e
historias. Esta ley, omnipresente en todas las eras, se puede encontrar
en narraciones antiguas de todos los tiempos. Fue grabada en piedra
en el año 3000 a C. Aunque algunos codiciaron este conocimiento, y
de hecho lo consiguieron, siempre ha estado al alcance de quien
quisiera descubrirlo.

Esta ley existe desde los albores del tiempo. Siempre ha existido y
siempre existirá.

Esta ley rige todo el orden del Universo en cada momento de tu vida
y en todas las cosas que experimentas. No importa quién seas o lo
que hagas, la ley de la atracción es la que modela tu experiencia total
de la vida y lo hace a través de tus pensamientos. Tú eres quien
activa la ley de la atracción a través de tu mente.

No hay comentarios: