lunes, 27 de septiembre de 2010

Sin camuflajes, ni velos

... Me he despojado del infértil velo de la apariencia y me muestro desnuda para tí, Mi Amado Pablo, y es el ardor de un espíritu de mujer de exquisita sensibilidad, de profunda sutileza afectiva, con dulzura y vigor, clamando por tu amorosa mano, que alivie la angustia y la soledad del ser.... a … través del lenguaje del corazón que son tus letras Mi Amor.

No hay comentarios: